20.6.08

Transporte Escolar

Cuando voy por la carretera y veo un cartel de transporte escolar siempre me invade la ansiedad. No puedo pensar en nada más delicado, más importante, más valioso… que un autobús lleno de niños. A veces se ven transportes especiales que llevan una furgoneta con luces conduciendo delante y otra por detrás, esos transportes van muy despacito, llevan algo especial y lo tratan con sumo cuidado, las luces avisan a todo el que se arrima, ¡cuidado, transporte especial! Me gusta imaginar que ese transporte escolar que veo también conduce muy despacito, que también lleva una furgoneta con luces que le dice a todo el mundo ¡cuidado! ¿Acaso puede haber algo más especial que transportar?
Pero desgraciadamente no es así.

Resulta que los autobuses escolares sólo tienen que viajar 10 km/h por debajo de la velocidad normal.
Además, los transportistas de mercancías peligrosas, tienen que realizar un curso aparte que les permita llevar algo tan delicado; los conductores de autobuses escolares no requieren ningún curso de formación.
Para colmo, algunas grandes empresas de autobuses tienen a sus conductores trabajando a tres turnos (mañana, tarde y noche) que van rotando, con lo que a veces, el conductor que ha hecho turno de noche tiene que empalmar con un turno de mañana. Así que (aunque sea una excepción) puede ocurrir que una persona esté llevando a un montón de niños en un autobús a las 2 de mediodía después de 15 horas conduciendo.
La ley dice que no se puede utilizar un autobús para transporte escolar pasados los 16 años de uso. Las grandes empresas invierten en nuevos autobuses y les parece más rentable explotarlos al máximo durante 4 años con transporte regular de viajeros y con excursiones (que vende más de cara al público). Una vez que el autobús está para el arrastre, es cuando lo destinan al transporte escolar, hasta que ya la ley no se lo permite.
Los autobuses destinados al transporte escolar, en su normativa específica, no tienen que tener sistemas de retención infantil, ni elementos especiales que los hagan más seguros para los niños. Sólo se les exige, recientemente, que no haya 3 niños ocupando 2 asientos.
Sería bonito que el transporte escolar fuese tratado como algo digno del máximo cuidado, como lo que es. Pero desgraciadamente no es así. Por eso cuando voy por la carretera y veo un cartel de transporte escolar siempre me invade la ansiedad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Ana, bueno acabo de encontrar tu blog y me ha encantado. Lo encuentro super completo y, la verdad, de lo mejor que últimamente he leído.

En particular la nota sobre transporte escolar, desde luego no me lo había planteado nunca con tanta claridad como tú. Aunque si que te digo que mi niño mayor que cumple dentro de poco los 5 y está escolarizado por primera vez... no irá durante este curso a las excursiones de su cole. Me da pánico solo de pensar que los autobuses no tienen cinturón, desde luego después de leer tu nota me reafirmo aún más. El año que viene ya veremos... mientras tanto, no dejaré de averiguar las condiciones de los autobuses que realizan las excursiones.

Gracias.

Macarena.

Ana dijo...

Muchos padres están exigiendo a los colegios que sus hijos viajen con cinturón de seguridad puesto en los autobuses escolares. Os animo a hacer lo mismo.

Translate