17.2.14

A mi madre

Me dolió cuando nací.
Me dolió tu soledad,
me dolió tu infancia rota.
Me dolió tu dolor,
tu miedo, tu maltrato.
Me dolió tu frío,
tu culpa y tu desconcierto.
Me dolió mi llanto solitario
en medio de tu llanto solitario.
Y al nacer,
sentí que moría
¿o eras tú?

Me dolió cuando mi hija nació.
Me dolió de nuevo el frío,
la culpa y el desconcierto.
Me dolió su llanto,
que me lloraba.
Y de nuevo sentí que moría,
pero daba vida.

Y aprendí que la vida
es Amor.
Que la vida
es Pasión.
Que dar a luz,
es alumbrar el camino.
Es brillar
y vivir,
y sentir.

Aprendí.
Y volví a alumbrar.
Y volví a nacer.
Y atravesé con fuerza
desgarradora,
el túnel del miedo,
del amor,
y de la vida.

Esta vez de la mano,
de seres queridos.
Esta vez en el hogar,
que es mi corazón.
Y quiero decirte,
mamá,
que estabas allí,
que yo te llevaba,
de la mano.
Y renaciste conmigo.
Este es mi regalo.
Para ti.
He dado la vida,
como siempre debió ser.
Para las dos.


Ana.

5 comentarios:

Santi Delgado dijo...

Ana, me ha encantado. Cuando las palabras salen de lo más profundo de una persona, se nota y es de agradecer para quien lo leemos.
Gracias,
Santi

Unknown dijo...

Realmente precioso y emotivo el poema.
Los hijos siempre duelen...toda la vida.

Melina dijo...

Bellísimo!! tan duro, tan real, tan cierto, tan sanador! Me gustó mucho y me llegó muy hondo. gracias

booka R dijo...

Te quiero.

Swarovski Hello Kitty dijo...

Me ha encantado el cuento. Una poesia muy bonita

Translate