19.5.08

Mi fenomenal parto en un hospital normal

Mi parto fue "normal y fenomenal": Según lo establecido no pudo ir mejor. Como llevaba unos días "un poco dilatada" mi ginecóloga decidió programar el parto para el lunes aún sin haber salido de cuentas. Yo dudaba de que fuese necesario pero lo cierto es que las ganas de ver a mi pequeña fueron más fuertes. Así que pasé por todos los protocolos habituales sin cuestionarme nada: inducción, gotero con suero y oxitocina, rotura de bolsa, tensiómetro en el brazo, monitores externos… Fui como una moto, las contracciones empezaron enseguida y no me dejaron respirar. En 3 horas había dilatado 6 centímetros pero estaba exhausta, el dolor era insufrible por la oxitocina sintética, consecuencia: epidural, las constantes de la niña que iban a tope bajaron drásticamente, más oxitocina y pronto se recuperaron. Con la epidural, descansé, pero ya no me dejaban moverme, me tuvieron que sondar para vaciar la vejiga, temblaba incontrolablemente, "es normal, es la anestesia". En una hora rápida, al paritorio. Ese sitio era un poco horrible, parecía un quirófano, me subí en una camilla de hierro con incomodísimas bridas para los pies. Empujé cuando me dijeron, allí había bastante gente pero no recuerdo cuánta. Episiotomía, sacan a la niña y se la llevan llorando, "mi niña, mi niña, quiero verla" pero nada. Me cosen, aún con epidural fue horrible. El enfermero se me sube de pronto encima y me aplasta para sacar la placenta (maniobra kristeller). Están bañando a la niña y veo por el rabillo del ojo que la tratan como a un muñeco sin vida (la verdad es que a mí también), llora sin parar (ojala yo pudiese hacer lo mismo). Me la enseñan un momento, y se la llevan al nido. "Hala, ya está, ¿a que pensabas que iba a ser peor?" dice la gine,-"No, pensaba que iba a ser mejor".- "Tonterías, todo ha ido fenomenal". Así que me fui convenciendo en "reanimación": "Ha ido fenomenal, ha ido fenomenal…" Casi pierdo la consciencia, estaba sangrando demasiado. Llegué a la habitación 3 horas después, temblando, sangrando, débil, extenuada, confusa, la niña no estaba. La trajeron pero dijeron, "ahora no la saques porque tiene una bolsa de agua caliente y la necesita". La miraba, era preciosa, definitivamente todo había ido fenomenal. El problema era que mi marido no estaba tan convencido como yo. "Nos han tratado fatal" decía. "¿Por qué estás así?, ¿por qué no puedes parar de temblar? ¿por qué sangras tanto? ¿por qué no te tienes en pie? ¿por qué lloras de dolor? ¿por qué hay que darle biberones a la niña si le estás dando el pecho? ¿por qué se la llevan y la traen sin nuestro permiso?" Yo no podía contestar, apenas recuerdo nada de la primera semana después del parto, tampoco sabía, tampoco quería saber. La imprescindible episiotomía que me hicieron (en preparación al parto la matrona nos contó una historia de terror: "si no te haces la episiotomía te puedes desgarrar en cualquier sentido, se te puede desgarrar el clítoris y eso es dolorosísimo") tan inocente y necesaria, me impidió durante 3 meses caminar normal, sentarme, o hacer pis y caca sin dolor intenso. De las relaciones sexuales ya ni hablamos porque aún hoy me molesta. Fui 5 veces a la ginecóloga y a la matrona, todo estaba bien, eran cosas normales, no tenía porqué dolerme tanto. Hoy sé que me cosieron deprisa y mal. Un año después, una amiga inglesa me contó su parto con todas las posibilidades de elección que tuvo y me quitó la venda de los ojos. Mi normal y fenomenal parto era un fraude, un montaje publicitario, un sometimiento indigno para cualquiera. He pasado por todas las fases: aceptación, negación del dolor, miedo, afrontamiento, tristeza, indignación… Ahora sólo deseo compartir mi experiencia por si puede servirle a alguien. Siento que es necesario decir "¡Basta, hasta aquí hemos llegado, a partir de ahora nos vais a respetar!" Cada día pienso en las mujeres que estarán dando a luz en todos los hospitales públicos y clínicas privadas de España y me entristezco. ¿Por qué está pasando esto? Hay que pararlo ya. Nadie me va a devolver mi parto, pero espero ayudar para que no se lo quiten a nadie más.

6 comentarios:

carmen dijo...

Hola!! yo he sido madre hace dos meses. Tenía idealizado mi parto, de hecho opté por acudir a otro hospital, donde favorecen el parto natural, en Jarrio. Al final no fue lo esperado, no dilataba y después de 7 horas ya no aguanté mas y pedí la epidural. Al final se complicó, mas o menos como tu parto excepto en el trato, a mi niña me la pusieron encima nada mas nacer y no se la llevaron hasta que pasaron por lo menos dos horas, me ayudaron con la lactancia y me dieron buenos consejos. Aumque yo estaba molida, y todo lo que había hecho (masajes en el periné, kegel, los ejercicos preparto, la natación) no me habían servido de mucho, todo merecía la pena pq mi pequeñina estaba conmigo.
Para evitar pelearme en el hospital de Avilés con los gines o hacer un plan de parto acudí a otro hospital y eso es lo triste.
Un saludo

Ana Calso Fernández dijo...

Hola Carmen!
Felicidades por tu bebé.
Desconozco los detalles que te llevaron a necesitar intervención médica, pero por lo que cuentas parece que fue necesaria y eso es lo importante. Tal vez no fue el parto que habías soñado pero si te trataron bien, no te separaron de tu hija y pudiste elegir en todo momento yo creo que eso ya compensa el esfuerzo de haber buscado un hospital más respetuoso contigo y con tu bebé.
Los primeros meses con el bebé son un poco duros, ¡ánimo!
Cuando quieras podemos quedar.
Un abrazo.

Coro dijo...

Hola Ana,
soy la responsable del blog de la asociación SINA (Valencia): www.asociacionsina.org.
Quería decirte que hemos publicado "carta a mi matrona", de tu blog, citandote, esperamos que te parezca bien. Nos gustaría publicar también este artículo, dinos qué te parece. Saludos, Mar Alegre

Ana Calso Fernández dijo...

Hola Mar,
No tengo ningún inconveniente, al contrario, os agradezco que publiqueis mis artículos.
Un abrazo para todas las compañeras de SINA que realizais un gran trabajo.

Anónimo dijo...

Hola Ana,
estamos recibiendo muchos comentarios a tu relato en el blog de SINA, muchas mujeres que te apoyan y quieren ayudar a otras a abrir los ojos y DENUNCIAR la situación actual del parto hospitalario en España. Sería estupendo que pudieras leerlos.
www.asociacionsina.org
Saludos,

Laura Villanueva, presidenta de SINA

Elena Calso dijo...

Había leído el articulo de Javi sobre el parto de Selina, y siempre he pensado que es precioso, conmovedor, que creo que es el parto que cualquier mujer querría tener; pero nunca había leído este articulo sobre el parto de Claudia, y se me ponen los pelos de punta, me da mucha pena y tristeza, y mucha impotencia, que fuera así, y saber que siempre es así.Siento que tuvieras que pasar por eso, no se porque yo sigo sintiéndome segura con un hospital,si luego leo estas cosas y sólo siento rabia y pena.
Si algún día yo soy mama, creo que quiero que sea en el salón de tu casa!jeje la verdad que eres la única persona que me transmite total seguridad.
Un besito de tu hermana pequeña.
Elena

Translate